Mitología clásica

 

 

 

En este curso verás los principales personajes de la mitología clásica, desde los dioses  hasta las divinidades menores, pasando por leyendas de seres fantásticos como las harpías o los centauros. Será una introducción al mundo mitológico para adquirir conocimientos básicos, accesible para todo el que tenga interés el tema.

 

Los contenidos se trabajarán con textos e imágenes que muestren la interpretación de los mitos y su influencia, principalmente en el mundo artístico. Su duración será de un mes, evaluándose mediante las actividades para las que se utilizará el correo electrónico.

(Haz click en la imagen o el epígrafe para ir a la sección)

 

Introducción 

 

 

Dioses         

 

 

 

 

 

Divinidades menores

 

 

 

Personajes míticos

 

 

 

 

 

Héroes 

 

 

 

 

 

 

 

Lugares mitológicos 

 

 

 

 

 

La mitología en el arte

 

 

 

 

 

Influencia actual 

 

 

 

Actividades 

 

 

 

 

Introducción

La mitología es un conjunto de mitos relativamente cohesionados: relatos que forman parte de una determinada religión o cultura. También se le denomina mito a los discursos, narraciones o expresiones culturales de origen sagrado, y que posteriormente fueron secularizados y tratados como discursos relativos a una cultura, a una época o a una serie de creencias de carácter imaginario.

Los mitos son relatos basados en la tradición y en la leyenda creados para explicar el universo, el origen del mundo, los fenómenos naturales y cualquier cosa para la que no haya una explicación simple. Sin embargo, no todos los mitos tienen por qué tener este propósito explicativo. Igualmente, la mayoría de los mitos están relacionados con una fuerza natural o deidad, pero muchos son simplemente historias y leyendas que se han ido transmitiendo oralmente de generación en generación.

 

La mitología clásica es el conjunto de leyendas o mitos griegos y romanos que tuvieron vigencia como tales leyendas en cualquier momento del ámbito temporal que va desde los

La mitología clásica es el conjunto de leyendas o mitos griegos y romanos que tuvieron vigencia desde los orígenes de la civilización griega y romana hasta el año 600 d. C.

 

Mitografía es el conjunto de obras literarias sobre la mitología. En particular, es el conjunto de obras literarias griegas y latinas desde los orígenes hasta el s. XII d. C. que tratan de la mitología clásica, ya sea en forma sistemática, ya en alusiones o en utilizaciones de cualquier clase o extensión.

 

 

Dioses   

 

Dioses originarios: Los Titanes

 

En la mitología griega, los Titanes —masculino— y Titánides —femenino— (en griego antiguo Τιτάν, plural Τιτνες) eran una raza de poderosos dioses que gobernaron durante la legendaria edad dorada.

Los Titanes fueron doce desde su primera aparición literaria, en la Teogonía de Hesíodo; en su Biblioteca mitológica Apolodoro añade un decimotercero, Dione, una doble de Tea. Estaban relacionados con diversos conceptos primordiales, algunos de los cuales simplemente se extrapolaban de sus nombres: el océano y la fructífera tierra, el sol y la luna, la memoria y la ley natural. Los doce Titanes de la primera generación fueron liderados por el más joven, Crono, quien derrocó a su padre, Urano (‘Cielo’), a instancias de su madre, Gea (‘Tierra’).

Posteriormente los Titanes engendraron una segunda generación, notablemente los hijos de Hiperión (Helios, Eos y Selene), las hijas de Ceo (Leto y Asteria) y los hijos de Jápeto (Prometeo, Epimeteo, Atlas y Menecio).

Los Titanes precedieron a los doce olímpicos, quienes, guiados por Zeus, terminaron derrocándolos en la Titanomaquia (‘Guerra de los Titanes’). La mayoría de ellos fueron entonces encarcelados en el Tártaro, la región más profunda del inframundo.

 

 

Gea o Gaya (en griego antiguo Γαα Gaĩa, Γαη Gaĩê o Γ Gễ, ‘suelo’ o ‘tierra’) es, en la mitología griega, la diosa que personifica la Tierra. Es una deidad primordial y ctónica en el antiguo panteón griego y se la consideraba una Diosa Madre o Gran Diosa. Su equivalente en el panteón romano era Terra.

 

En la mitología clásica, Urano (en griego antiguo Ορανός Ouranos, ‘cielo’, ‘firmamento’, latinizado Uranus) es el dios primordial del cielo. En la mitología griega era personificado como hijo y esposo de Gea, la Madre Tierra. Ambos fueron ancestros de la mayoría de los dioses griegos, pero ningún culto dirigido directamente a Urano sobrevivió hasta la época clásica.

 

La mayoría de los griegos consideraban que Urano era un dios primordial (protogenos), y no le asignaban padres. Bajo la influencia de los filósofos, Cicerón afirma en De natura deorum que era descendiente de los antiguos dioses Éter y Hemera, el Aire y el Día. Según los himnos órficos, Urano era el hijo de la diosa de la noche, Nix. Su equivalente en la mitología romana era Caelus (de caelum, en latín ‘cielo’).

 

Consortes y descendencia

 

Toda la descendencia de Urano fue con Gea, excepto Afrodita, nacida cuando Crono le castró y arrojó los genitales mutilados al mar (Talasa).

 

En la mitología griega, Talasa (en griego antiguo, Θάλασσα Thálassa, Θάλασση Thálassê o Θάλαττη Thalattê, ‘mar’) era una diosa primordial del mar, hija de Éter y Hemera, personificación del mar Mediterráneo.

Fue madre con Ponto de los nueve Telquines, de la ninfa Halia y de los peces del mar. También fue madre de Egeón, la personificación del mar Egeo. A veces se la consideraba madre de Afrodita con Urano, pues cuando Crono castró a éste, sus genitales cayeron al mar.

 

 

En la mitología griega Astreo (en griego Αστραιος Astraios, ‘estrellado’) era una deidad astrológica. En la Teogonía de Hesíodo y en la Biblioteca mitológica de Apolodoro, Astreo es un titán de segunda generación, hijo de Crío y de Euribia. Sin embargo, Higinio escribió que descendía directamente de Tártaro y Gea, y se refería a él como uno de los Gigantes.

 

Dioses Olímpicos

En la mitología griega, los dioses olímpicos eran los principales dioses del panteón griego, que moraban en la cima del monte Olimpo, el más alto de Grecia. Hubo, en diferentes épocas, catorce dioses diferentes reconocidos como olímpicos, aunque nunca más de doce a la vez. De ahí que a veces se haga referencia a ellos como los doce olímpicos.

Los olímpicos ganaron su supremacía en el mundo de los dioses gracias a que Zeus llevó a sus hermanos a la victoria en la guerra contra los Titanes. Zeus, Poseidón, Deméter, Hestia, Hades y Hera eran hermanos, y esta última era también la esposa de Zeus. Todos los demás olímpicos son normalmente considerados hijos de Zeus.

 

 

 

Nombre griego Nombre latino Elementos Ideas que representa

Atributos

Zeus Júpiter el cielo y el aire el poder el águila, el cetro y el rayo
Hera Juno el cielo el matrimonio el pavo real
Poseidón Neptuno el mar la cólera el tridente
Apolo Febo el sol las artes, las letras y la música el arco, la lira y el laurel
Démeter Ceres la tierra la fecundidad la gavilla
Artemisa Diana la luna la caza el arco y el ciervo
Ares Marte el odio la guerra el casco y la lanza
Hermes Mercurio el ingenio el comercio el petaso, el caduceo, las alas en los pies
Atenea Minerva la inteligencia la sabiduría el arco, la lira y el laurel
Afrodita Venus el amor la belleza la paloma
Hefestos Vulcano el fuego la industria el yunque y el martillo
Hestia Vesta el hogar las virtudes domésticas el fuego sagrado

ZEUS

Significado: "Cielo Luciente"
Padre: Cronos
Madre: Rea
Hermanos: Hestia, Démeter, Hera, Hades y Poseidón.

 

Consortes y descendencia:

Deidades Mortales, ninfas, otrass Madre desconocida Amantes masculinos

POSEIDÓN

En la mitología griega, Poseidón o Posidón (en griego antiguo Ποσειδῶν) era el dios del mar y, como «Agitador de la Tierra», de los terremotos. El nombre del dios marino etrusco Nethuns fue adoptado en latín para Neptuno (Neptunus) en la mitología romana, siendo ambos análogos a Poseidón. Poseidón fue venerado en Pilos y Tebas en la Grecia micénica de finales de la Edad del Bronce, pero fue integrado en el panteón olímpico posterior como hermano de Zeus y Hades. Poseidón tuvo muchos hijos y fue protector de muchas ciudades helenas, aunque perdió el concurso por Atenas contra Atenea. Le fue dedicado un himno homérico.

Consortes y descendencia:

Su esposa era Anfítrite, una ninfa y antigua diosa del mar, hija de Nereo y Doris. Poseidón fue padre de muchos héroes, entre ellos el afamado Teseo.

 

APOLO

 

Nacido en la isla de Delos, entre un olivo y una palma, en el monte Cinto. Hijo de Zeus y Leto, hermano de Atenea.
Nacido Apolo lo alimentó Temis con néctar y ambrosía. Al cuarto día de su nacimiento ya pidió arco y flechas, que
Efesto se apresuró a proporcionarle
Es problablemente uno de los dioses más genuinamente indoeuropeo. De ahí que sus mitos son interminables.
Salido de Delos, se encaminó al Parnaso y buscó a la sepiente Pitón que era perseguidora de Leto (su madre), la hirió con sus flechas y ella huyó al oráculo de la Madre Tierra en Delfos. Llegó Apolo hasta allá y la mató, precisamente al lado de la gran hendidura que sirve de base al oráculo
.

 Consortes y descendencia:

Amantes masculinos Amantes femeninas Hijos de madre desconocida

HEFESTO

 Padre: Zeus
 

Padre: Zeus
Madre: Hera.
Hermanos: Ares, Ilitia y Hebe.
Esposa: Afrodita.

En la mitología griega, Hefesto (en griego Ἥφαιστος Hêphaistos, quizá de φαίνω phainô, ‘brillar’) es el dios del fuego y la forja, así como de los herreros, los artesanos, los escultores, los metales y la metalurgia. Era adorado en todos los centros industriales y manufactureros de Grecia, especialmente en Atenas. Su equivalente aproximado en la mitología romana era Vulcano.

Hefesto era feo, estaba lisiado y cojo. Caminaba con la ayuda de un palo y en algunas vasijas pintadas sus pies aparecen a veces del revés. En el arte, se le representa cojo, sudoroso, con la barba desaliñada y el pecho descubierto, inclinado sobre su yunque, a menudo trabajando en su fragua. La apariencia física de Hefesto indica arsenicosis, envenenamiento crónico por arsénico que provoca cojera y cáncer de piel. El arsénico se añadía al bronce para endurecerlo y la mayoría de los herreros de la Edad de Bronce habían padecido esta enfermedad.

Descendientes:

Inmortales:

A veces se consideraba a Hefesto padre con Etna de los Palicos, los daimones ctónicos de los géiseres y los manantiales de aguas termales de la región de Palacia (Sicilia).

Hefesto estaba de algún modo conectado con la arcaica religión mistérica frigia y tracia de los Cabiros, que eran llamados los Hephaistoi (‘hombres de Hefesto’) en Lemnos. Éstos, hijos de Hefesto con la ninfa Cabiro, eran daimones que moraban en la isla de Samotracia (mar Egeo) junto con sus hermanas, las ninfas Cabírides.

También se cuenta entre su descendencia a Talía, la ninfa siciliana a la que amó Zeus.

Mortales:

Hefesto fue también padre de los siguientes mortales:

 HERMES

En la mitología griega Hermes (en griego antiguo Έρμῆς) es el dios olímpico de las fronteras y los viajeros que las cruzan, de los pastores y las vacadas, de los oradores y el ingenio, de los literatos y poetas, del atletismo, de los pesos y medidas, de los inventos y el comercio en general, de la astucia de los ladrones y los mentirosos.[1] El himno homérico a Hermes le invoca como el «de multiforme ingenio (polytropos), de astutos pensamientos, ladrón, cuatrero de bueyes, jefe de los sueños, espía nocturno, guardián de las puertas, que muy pronto habría de hacer alarde de gloriosas hazañas ante los inmortales dioses.»[

Consortes y descendencia:

ARES

En la mitología griega, Ares (en griego antiguo Ἄρης Arês o Ἄρεως Areôs, ‘conflicto bélico’) se considera el dios olímpico de la guerra, aunque es más bien la personificación de la fuerza bruta y la violencia, así como del tumulto, confusión y horrores de las batallas,[] en contraposición a su hermanastra Atenea, que representa la meditación y sabiduría en los asuntos de la guerra y protege a los hombres y sus habitaciones de sus estragos. Los romanos le identificaron con Marte, dios romano de la guerra y la agricultura (al que habían heredado de los etruscos), pero éste gozaba entre ellos de mucha mayor estima.

Hijo de Zeus y Hera, en el mito es despreciado por su madre, ella como los demás dioses lo aborrecen. Solamente Eris, su hermana y Afrodita, su enamorada, lo tienen en estima y lo ayudan.

Consortes y descendencia:

 

HADES

En la mitología griega Hades (en griego antiguo ᾍδης Hadēs, originalmente Ἅιδης Haidēs o Ἀΐδης Aïdēs, de origen incierto,[1] aunque se suele asociar con ἀ (privativa) + ἰδεῖν (‘ver’), es decir, ‘el que no ve’ o ‘el invisible’)[2] alude tanto al antiguo inframundo griego como al dios de los muertos. La palabra hacía referencia originalmente sólo al dios; ἐν o εἰς ᾍιδού (‘en [el lugar de] Hades’) era una abreviatura para su morada y finalmente el nominativo llegó también a designar la morada de los muertos.

Hades también era conocido con la perífrasis Plutón (en griego antiguo Πλούτων Ploutōn, del verbo πλουτέω, ‘enriquecerse’), y así fue conocido, además de como Dis Pater y Orcus, en la mitología romana. El dios etrusco equivalente era Aita. «Hades» es a veces usado por los cristianos para referirse al lugar en el que residen las almas que han caído en desgracia.

 

Hades, la morada de los muertos

 

Había varias secciones en el Hades, incluyendo los Campos Elíseos (en contraste con el Paraíso o Cielo cristiano) y el Tártaro (similar al Infierno cristiano).

En la mitología romana, una entrada al Inframundo estaba localizada en el Averno, un cráter cercano a Cumas. Por sinécdoque, «Averno» puede usarse como referencia a todo el inframundo. Los Inferi Dii eran los dioses romanos del inframundo.

Los fallecidos entraban al inframundo cruzando el río Aqueronte, porteados por Caronte, quien cobraba por el pasaje un óbolo, pequeña moneda que ponían bajo la lengua del difunto sus piadosos familiares. Los indigentes y los que no tenían amigos ni familias se reunían para siempre en la orilla cercana. El otro lado del río era vigilado por Cerbero, el perro de tres cabezas derrotado por Heracles (Hércules para los romanos). Más allá de Cerbero, las sombras de los difuntos entraban en la tierra de los muertos para ser juzgadas.

Los cinco ríos del Hades eran Aqueronte (el río de la pena), Cocito (lamentos), Flegetonte (fuego), Lete (olvido) y Estigia (odio). El Erídano era también considerado un río del Hades por Virgilio. El Estigia formaba la frontera entre los mundos superior e inferior.

La primera región del Hades comprendía los Campos de Asfódelos, donde las almas de los héroes vagan abatidas entre espíritus menores, que gorjean a su alrededor como murciélagos. Sólo la ofrenda a ellos de libaciones de sangre en el mundo de los vivos pueden despertarlos durante un tiempo a las sensaciones de humanidad (compárese con los vampiros).

Más allá quedaba el Érebo, que puede usarse como un eufemismo para el Hades, cuyo nombre era temido. Había en él dos lagos: el de Leteo, a donde las almas comunes acudían para borrar todos sus recuerdos, y el de Mnemósine (‘memoria’), de donde los iniciados en los Misterios preferían beber. En el antepatio del palacio de Hades y Perséfone se sentaban los tres jueces del Inframundo: Minos, Radamantis y Éaco. Allí, en el trivium consagrado a Hécate, donde los tres caminos se encontraban, las almas eran juzgadas, volviendo a los Campos de Asfódelos si no eran virtuosas ni malvadas, enviados al camino del tenebroso Tártaro si eran impías o malas, o al Elíseo con los heroicos o los benditos.

HERA

 

Diosa Griega patrona de la vida conyugal. Juno para los Romanos.

Significado: "Señora"
Padre: Cronos
Madre: Rea
Hermanos: Hestia, Démeter, Zeus, Hades y Poseidón.
Esposo: Zeus.
Hijos: Ares, Hefesto, Ilitia y Hebe.

Nace en Samos, o en Argos, según otros testimonios. Fue criada en Arcadia por Temeno, hijo de Pelasgo. Fueron sus nodrizas las Horas, o sea las diosas de las estaciones. Cuando Zeus hubo destronado a Cronos, su padre, Zeus la sacó de Creta, en Gnoso o en el Monte Tornax, y comenzó a hacerle manifestaciones de amor. Ella se resistió al principio. Cuando vio al dios tan rendido de amores, le mandó que se disfrazara de manchado cuclillo. Entonces lo guardó en su seno. El dios toma su figura natural y la domina haciéndola suya. Lo cual disgustó a Hera. Al fin consintió en la boda.

DEMÉTER

Deméter o Demetra (en griego antiguo Δημήτηρ o Δημητρα, ‘diosa madre’ o quizás ‘madre distribuidora’, quizá del sustantivo indoeuropeo degom mater) es la diosa griega de la agricultura, nutricia pura de la tierra verde y joven, ciclo vivificador de la vida y la muerte, y protectora del matrimonio y la ley sagrada. Se la venera como la «portadora de las estaciones» en un himno homérico, un sutil signo de que era adorada mucho antes de la llegada de los olímpicos. El himno homérico a Deméter ha sido datado sobre el siglo VII a. C. Junto a su hija Perséfone eran los personajes centrales de los misterios eleusinos que también precedieron al panteón olímpico.

En la mitología romana se asociaba a Deméter con Ceres. Cuando se le dio a Deméter una genealogía, se dijo que era hija de Crono y Rea, y por tanto hermana mayor de Zeus. A sus sacerdotisas se les daba el título de Melisas.

Esposo: Anfítrite
Hijos: Perséfone, Tritón, Rode y Bentecisime.

 

ARTEMISA

En la mitología griega, Artemisa o Ártemis (en griego antiguo Αρτεμις, quizá de αρτεμης, ‘sano y salvo’, de la raíz αρ, ‘encajar’) es la hija de Zeus y Leto y la hermana melliza de Apolo. Solía ser representada como una diosa virgen de la caza, llevando un arco y flechas. Más tarde pasó a estar asociada con la luna, como su hermano Apolo lo estaba con el sol. Fue una de las deidades más ampliamente veneradas y una de las más antiguas. En épocas posteriores fue mezclada con la diosa Diana de la mitología romana.

AFRODITA

Afrodita (en griego antiguo Ἀφροδίτη) es, en la mitología griega, la diosa del amor, la lujuria, la belleza, la prostitución y la reproducción. Aunque a menudo se alude a ella en la cultura moderna como «la diosa del amor», es importante señalar que normalmente no era el amor en el sentido cristiano o romántico, sino específicamente Eros (atracción física o sexual). Su equivalente romana es la diosa Venus.

Mitos sobre Afrodita:

El Mito de su nacimiento apartir de los genitales de Urano, amputados por su hijo Cronos, parece hacer referencia a la venida por mar del culto a esta Diosa. De la Espuma que brotó de los genitales de Urano, nació Afrodita, luego se dirigió a Citeres pero como no fue de su agrado se marchó hacia Chipre, donde fue recibida por Eros, las Gracias y las Horas. Su esposo es Hefesto, pero la lista de sus parejas es interminable.
Talvez el episodio más famoso y simbólico es el que se refiere al amor por ésta hacia
Adonis. Cuenta el mito que
Esmirna, hija de un rey de la región de Asiria (varia el lugar según las fuentes) se jactaba de ser más bella que la diosa del Amor. Ésta en castigo infundió un amor loco por su propio padre, Esmirna aprobecha el abrigo que le da la noche para llegarse a su padre y cometer incesto. Cuando el rey se entera del hecho se espanta y hace correr a su hija, amenazada por la espada. Para completar la venganza Afrodita la convierte en una planta llamada Mirto
LLegado el tiempo de dar a luz,
Esmirna (ahora convertida en Mirto) pare un varón, llamado Adonis. Afrodita se arrepiente de lo hecho y hace encerrar al bebé en una caja que confía a la custodia de Perséfone; que llena de curiosidad abre la caja y se enamora del muchacho, haciéndolo salir y habitar lo mejor de su palacio. El hecho llega a oídos de Afrodita que se pone celosa y reclama a la Reina del Averno (Perséfone), pero esta no quiere devolver al muchacho. Afrodita apela a Zeus para que obligue a Perséfone a devolverle a Adonis, Zeus confía el caso a la musa Calipe que decreta que Adonis pase una tercera parte del Año con Perséfone, la segunda parte con Afrodita y una tercera para él mismo. El mito tiene como simbolismo el año agrícola, la semilla se entierra (en la profundidad de la tierra, Averno) para luego dar fruto (Salir a la Luz con Afrodita). Esta tradición es de origen Semita y, se repite en varias culturas.
El mito griego continúa cuando
Perséfone, no contenta con el veredicto, se va con Ares (amante de Afrodita), para enterarlo de la traición de su amada. Éste furioso se disfraza de jabalí para dar muerte a Adonis, que se encontraba de caza en el monte del Líbano, de la sangre de este brotaron las anémonas.

Consortes y descendientes:

Deidades Mortales

ATENEA

En la mitología griega, Atenea o Atena (en ático Ἀθηνᾶ Athênã o en jónico Ἀθήνη Athếnê; en dórico Ἀσάνα Asána) es la diosa de la sabiduría, la estrategia y la guerra justa. Fue considerada una mentora de héroes y adorada desde la Antigüedad como patrona de Atenas, donde se construyó el Partenón para adorarla. Virgen perpetua, Hija de Zeus, nacida de su cabeza. El mito en la versión pelásgica cuenta que nace en Libia, junto al lago Tritonio, la hayan, la crían y la hacen fuerte tres ninfas de Libia que andan vestidas con pieles de cabra.

Muy diferente es el mito netamente helénico en el que padre fue Palas, un gigante de forma caprina, que después de nacida, intentó violarla.

 La versión más corriente de su nacimiento es esta: Zeus se enamora de Metis y la persiguió por todas partes, aunque ella se iba mudando en varas figuras. Al fin pudo aprisionarla y la dejó grávida de un hijo. Esta criatura fue niña y dijo el oráculo que si había otra más tarde, sería varón que destronara a Zeus. Cuando Metis hubo concebido, la adormeció Zeus y se la tragó. Pasado el tiempo estaba dolorido de la cabeza, y al fin corrió al borde del lago Tritonio. Allí le golpearon la cabeza los dioses y le rompieron el cráneo y Atena brotó de entre la herida.

DIONISIO

En la mitología clásica, Dioniso (en griego antiguo Διώνυσος Diônysos o Διόνυσος Dionysos) es el dios del vino, inspirador de la locura ritual y el éxtasis, y un personaje importante de la mitología griega. Aunque los orígenes geográficos de su culto son desconocidos, casi todas las tragedias le presentan como «extranjero».

Fue también conocido como Baco (en griego antiguo Βακχος Bakkhos) y el frenesí que inducía, bakcheia. Es el dios patrón de la agricultura y el teatro. También es conocido como el ‘Libertador’ (Eleuterio), liberando a uno de su ser normal, mediante la locura, el éxtasis o el vino. La misión divina de Dioniso era mezclar la música del aulos y dar final al cuidado y la preocupación. Los investigadores han discutido la relación de Dioniso con el «culto de las almas» y su capacidad para presidir la comunicación entre los vivos y los muertos.

En el panteón griego Dioniso fue incorporado como un hijo de Zeus y Sémele, si bien otras versiones afirmaban que era hijo de Zeus y Perséfone. Se le describe como femenino o «masculino-femenino».

El nombre Dionysos es de significado incierto. Su elemento -nysos bien puede ser de origen no griego, pero dio- ha sido relacionado desde antiguo con Zeus (genitivo Dios). Para los autores griegos, Nisa era una ninfa que lo crió o la montaña donde era atendido por varias ninfas (las Nisíades), que le alimentaron y le hicieron inmortal por orden de Hermes.

Consortes y descendencia:

 Árbol genealógico Olímpico

Otros Dioses

HÉCATE

 

Hécate (en griego antiguo Ἑκάτη Hekátē o Ἑκάτα Hekáta) fue originalmente una diosa de las tierras salvajes y los partos, nacionalizada primero en la Grecia micénica[] o en Tracia, pero originada entre los carios de Anatolia, [ ]la región donde se atestiguan la mayoría de sus nombres teofóricos, como Hecateo o Hecatomno, y donde Hécate permaneció como Gran Diosa hasta tiempos históricos, en su inigualable lugar de culto en Lagina. Los monumentos a Hécate en Frigia y Caria son numerosos pero tardíos.[Los cultos populares que la veneraban como diosa madre hicieron que fuese integrada en la mitología griega. En la Alejandría ptolemaica terminaría adquiriendo sus connotaciones de diosa de la hechicería y su papel como «Reina de los Fantasmas», bajo cuyo aspecto triplicado fue transmitida a la cultura post-renacentista. Uno de sus aspectos es representado en la Trivia romana.

 Consortes y descendencia: Como muchas antiguas diosas madre o de la tierra, Hécate permaneció sin casarse y no tuvo consorte habitual, diciéndose a menudo que se reproducía por partenogénesis. Por otra parte, es la madre de muchos monstruos, como Escila, que representaba los aspectos pavorosos de la naturaleza que producían miedo y sobrecogimiento.

 

Diosa de las encrucijadas

Hécate tenía un papel especial en las encrucijadas de tres caminos (o trivios), donde los griegos situaban postes con máscaras de cada unas de sus cabezas mirando en diferentes direcciones.

La función de Hécate en las encrucijadas proviene de su esfera original como diosa de las tierras salvajes y las zonas inexploradas. Esto llevaba a realizar sacrificios para viajar con seguridad por estos territorios. Este papel tiene relación con el de Hermes, dios de las fronteras.

Hécate es la versión griega de la Trivia (‘tres caminos’) de la mitología romana. Era la diosa que aparecía con más frecuencia en textos mágicos como los papiros mágicos griegos y las defixios, junto con Hermes.

Reina de las brujas

En los oráculos caldeos que fueron editados en Alejandría, fue también asociada con un laberinto serpentino alrededor de una espiral, conocido como rueda de Hécate (el «Strophalos de Hécate»). El simbolismo alude al poder de la serpiente para renacer, al laberinto de conocimiento a través del cual Hécate guía a la humanidad y a la llama de la propia vida: «Los senos productores de vida de Hécate, esa Llama Viviente que se viste a sí misma de Materia para manifestar la Existencia».

 

Reina de los muertos

«Reina de los Fantasmas» es un título asociado con Hécate debido a la creencia de que podía tanto evitar que el mal saliese del mundo de los espíritus, como también permitir que dicho mal entrase. Tenía un papel y poder especial en los cementerios. Guarda los «caminos y senderos que se cruzan». Su asociación con los cementerios también tuvo mucha importancia en la idea de Hécate como diosa lunar.

Las hojas del álamo negro son oscuras por una cara y claras por la otra, simbolizando el límite entre los mundos. El tejo ha estado asociado desde hace mucho en el Inframundo.

EROS

En la mitología griega, Eros (en griego antiguo ρως) era el dios primordial responsable de la atracción sexual, el amor y el sexo, venerado también como un dios de la fertilidad. En algunos mitos era hijo de Afrodita y Ares, pero según El banquete de Platón fue concebido por Poros (la abundancia) y Penia (la pobreza) en el cumpleaños de Afrodita. Esto explicaba los diferentes aspectos del amor.

A veces era llamado, como Dioniso, Eleuterio (λευθερεύς), ‘el libertador’. Su equivalente romano era Cupido (‘deseo’), también conocido como Amor.

HIPNOS

Para los antiguos griegos, Hipnos era la personificación del sueño. Esta divinidad era hijo de Nix, la noche, quien le dio la vida ella sola, aunque algunas versiones dicen que el padre habría sido Érebo. Hipnos tenía un hermano gemelo (o hermanastro) de nombre Tánatos, que representa a la muerte no violenta.

Hipnos vivía con Tánatos en un lugar donde crecían abundantes amapolas y otras plantas relacionadas con sus capacidades hipnóticas. Este sitio difiere según las versiones: algunos dicen que era un palacio subterráneo cerca del de su madre Nix; o aseguran que era una cueva subterránea debajo de una isla por donde fluían las aguas de río Leteo, el río del olvido.

NIX 

La noche y según textos romanos que tratan este tema griego, su nombre se traduce como Nox.
 Personificación y diosa de la noche, hija de Caos, que engendra dos elementos principales de su unión con Erebo: el Éter (‘puro brillo’) y Hemera (el Día).
Aunque según hesiodo, En la Teogonía su descendencia es mucha, y reveladora. Por sí misma, la Noche engendró a Momo (‘sarcasmo’), Ponos (‘pena’), Moros (‘destino’), Tánatos (‘muerte’), Hipnos (‘sueño’), las Hesperides, las Keres y las Moiras, los Oniros, Némesis (‘venganza’), Apate (‘engaño’), Filotes (‘ternura’), Geras (‘vejez’), Eris (‘discordia’) y Oizís (‘angustia’).
En su descripción del Tártaro, Hesíodo añade que Hemera, quien ahora es hermana de la Noche en vez de su hija, abandonaba el Tártaro justo cuando Nix entraba en él; cuando Hemera volvía, Nix se marchaba.
Homero cita a Hipnos, el dios menor del sueño, en la que recuerda a Hera un antiguo favor después de que ésta le pida que haga dormir a Zeus. Hipnos hizo dormir anteriormente a Zeus una vez a instancias de Hera, lo que le permitió causar grandes infortunios a Hércules. Zeus montó en cólera y habría arrojado a Hipnos al mar si éste no hubiera huido asustado hasta Nix, su madre. Zeus, temiendo enfadar a Nix, contuvo su furia y de esta forma Hipnos logró escapar de ella, pues el mismísimo padre de los Dioses, temía su furia (aunque fuera de carácter apacible).

 

NÉMESIS

En la mitología griega, Némesis (llamada Ramnusia, la ‘diosa de Ramnonte’ en su santuario de esta ciudad) es la diosa de la justicia retributiva, la venganza y la fortuna. Castigaba a los que no obedecían, a aquellas personas que tenían derecho a mandarlas y, sobre todo, a los hijos desobedientes a sus padres. Recibía los votos y juramentos secretos de su amor y vengaba a los amantes infelices o desgraciados por el perjurio o infidelidad de su amante.

Su equivalente romana, casi en todo, era Envidia.

ERIS

En la mitología griega, diosa de la discordia. Era hija de la Noche y sus hijos eran el Dolor, el Hambre y otras calamidades.
Cuando se celebró la boda de la nereida Tetis y el mortal Peleo, no fue invitada, para intentar evitar disputas entre los dioses. Pero ofendida la diosa, se presentó de todos modos al banquete, con una manzana dorada (la manzana de la discordia) que tenia escrito: "a la más bella". La lanzó y acabaron las diosas discutiendo. Esta disputa fue el preámbulo de la guerra de Troya, ya que se recurrió al príncipe Paris para la elección de la diosa más bella, dando tal título a Afrofita.
Eris parió al doloroso Ponos (Pena), a Lete (Olvido) y a Limos (Hambre) y al lloroso Algos (Dolor), también a las Hisminas (Disputas), las Macas (Batallas), las Fonos (Matanzas), las Androctasias (Masacres), los Neikea (Odios), los Pseudologos (Mentiras), las Anfilogias (Ambigüedades), a Disnomia (el Desorden) y a Ate (la Ruina y la Insensatez), todos ellos compañeros inseparables, y a Horcos(Juramento), el que más problemas causa a los hombres.

TÁNATOS

 

En la mitología griega, Tánatos (en griego antiguo Θάνατος Thánatos, ‘muerte’) era la personificación de la muerte no violenta. Su toque era suave, como el de su hermano gemelo Hipnos, el sueño. La muerte violenta era el dominio de sus hermanas amantes de la sangre, las Keres, asiduas al campo de batalla. Su equivalente en la mitología romana era Mors.

Era una criatura de una oscuridad escalofriante usualmente representada como un joven alado con una tea encendida en la mano que se le apaga o se le cae.[cita requerida] Homero y Hesíodo le hacían hijo de Nix, la noche, y gemelo de Hipnos, insinuando que ambos hermanos discutían cada noche quién se llevaría a cada hombre, o que el Sueño anulaba cada noche a los mortales en un intento de imitar a su hermano mayor. Desempeña un papel pequeño en los mitos, pues quedó muy a la sombra de Hades, el señor de los muertos.

 

DIVINIDADES MENORES

Solían representarse en grupos pequeños, normalmente tríos , como las parcas, las horas...  o de mayor extensión como las ninfas.

LAS PARCAS

Las Moiras (en griego antiguo Μοῖραι, ‘repartidoras’) eran en la mitología griega las personificaciones del destino. Sus equivalentes en la mitología romana eran las Parcas o Fata, y en la nórdica las Nornas. Vestidas con túnicas blancas, su número terminó fijándose en tres.

La palabra griega moira (μοῖρα) significa literalmente ‘parte’ o ‘porción’, y por extensión la porción de vida o destino de uno. Controlaban el metafórico hilo de la vida de cada mortal desde el nacimiento hasta la muerte (y más allá).

 

  • Cloto (Κλωθώ, ‘hilandera’) hilaba la hebra de vida desde su rueca hasta su huso. Su equivalente romana era Nona (‘Novena’), que originalmente era una diosa invocada en el noveno mes de gestación.
  • Láquesis (Λάχεσις, ‘la que echa a suertes’) medía el hilo de la vida de cada persona con su vara de medir. Su equivalente romana era Décima.
  • Átropos (Ἄτροπος, ‘inexorable’ o ‘inevitable’, literalmente ‘que no gira’ a veces llamada Aisa) era quien cortaba el hilo de la vida. Elegía la forma en la que moría cada persona, y cuando su tiempo llegaba cortaba su hebra con «sus detestables tijeras». Su equivalente romana era Morta (‘Muerte’).

 LAS ERINIAS

 

L

En la mitología griega, las Erinias (en griego antiguo Έρινύες Erinúes, de ρίνειν erínein, ‘perseguir’) eran personificaciones femeninas de la venganza, que perseguían a los culpables de ciertos crímenes. También se les llamaba Euménides (en griego antiguo Εύμενίδες, ‘benévolas’), antífrasis usada para evitar su ira cuando se pronunciaba su verdadero nombre.

En Atenas se usaba también eufemísticamente la perífrasis σεμναί θεαί semnai theai, ‘venerables diosas’. También se aludía a ellas como χθόνιαι θεαί chthóniai theaí, ‘diosas ctónicas’, y se les aplicaba el epíteto Praxídiceas (Πραξιδικαι), ‘ejecutoras de las leyes’. Por último, en la mitología romana se les conoce como Furias (en latín Furiæ o Diræ, ‘terribles’).

Las Erinias son fuerzas primitivas anteriores a los dioses olímpicos, por lo que no se someten a la autoridad de Zeus. Moraban en el Érebo (o en el Tártaro según la tradición), el inframundo, del que sólo volvían a la Tierra para castigar a los criminales vivos, sometiendo mientras a torturas sin fin a los eternamente condenados. A pesar de su ascendencia divina, los dioses del Olimpo muestran una profunda repulsión hacia estos seres que no toleran. Por su parte, los mortales las temen y huyen de ellas.

 

  • Alecto (Άληκτώ, ‘implacable’), que castiga los delitos morales.
  • Megera (Μεγαιρα, ‘seductora’), que castiga los delitos de infidelidad.
  • Tisífone (Τισιφονη, ‘vengadora del asesinato’), que castiga los delitos de sangre.

 

 

LAS HORAS

En griego ραι, en latín Horae. Diosas de las estaciones del año. Son las que abren y cierran las puertas del Olimpo. En Hesiodo, son tres, hijas de la Justicia y llevan por nombre Eunomía (buen gobierno) Diké (justicia) e Irene (paz). En otras regiones llevaban otros nombres y eran cuatro; en Atica se llamaban las tres: Talo, Carpo y Auxo, porque hacen brotar, fructificar y madurar las plantas,
Estaban relacionadas con diversas deidades como Démeter, Apolo, Dionisio, Afrodita, Helios, etc. Eran adoradas en Atenas, Argos y Olimpia. Eran huéspedes favorables en bodas y nacimientos, tanto de los dioses como de los hombres.

 

  • Eunomia (Ευνομια, ‘buen orden’) era la diosa de la ley y la legislación. La misma diosa o una diferente de igual nombre puede haber sido hija de Hermes y Afrodita.
  • Dice (Δικη, ‘justicia’) era la diosa de la justicia moral. Presidía sobre la justicia humana, haciendo su madre (Temis) lo propio con la justicia divina. Dice había nacido mortal y Zeus la situó en la tierra para mantener la justicia entre la humanidad. Pero pronto aprendió que esto era imposible, y la situó junto a él en el Olimpo.
  • Eirene (Ειρήνη, ‘paz’), cuya equivalente en la mitología romana era Pax, era la personificación de la paz y la riqueza, y era representada en el arte como una joven y bella mujer llevando una cornucopia, un cetro y una antorcha o ritón.

 

LAS MUSAS

Son ninfas relacionadas con ríos y fuentes. Engendradas por Zeus y Mnemósine, según Hesíodo, o por Urano y Gea, según alguna otra versión como la del poeta Alcmán, son capaces de inspirar toda clase de poesía, así como de narrar a un tiempo el presente, el pasado e incluso el futuro, dadas sus virtudes proféticas. El número de estas deidades también admite variantes (tres, siete, etc), pero fue Hesíodo el primer poeta que, en su teogonía, citó un total de nueve, dándoles además estos nombres que, en griego, tienen un significado concreto:

Nombre

Significado

Clío

la que ofrece gloria

Euterpe

la muy placentera

Talía

la festiva

Melpómene

la melodiosa

Terpsícore

la que deleita en la danza

Érato

la amable

Polimnia

la de muchos himnos

Urania

la celestial

Calíope

la de bella voz

Será más adelante, ya en época helenística (a partir del siglo IV a.C), cuando se les asigne a cada una de ellas un dominio o función propia dentro de la literatura. Se les atribuirán además una serie de emblemas característicos que son los que nos permiten reconocerlas y distinguirlas en las representaciones gráficas.

Calíope: Es la primera de todas en dignidad, la que ocupa un lugar de honor en el cortejo. Según Hesíodo, es la que asiste a los venerables reyes. Enseñó el canto a Aquiles, el famoso héroe griego de la Guerra de Troya, y es la protectora de la poesía épica.

Clío: Se le atribuye la Historia; de hecho, en las representaciones clásicas suele aparecer con un rollo de escritura en las manos.

 

Érato: Es la Musa de la lírica coral, especialmente de la poesía amorosa, y por ello su principal atributo es una lira, aunque en ocasiones aparece con el dios Amor a sus pies.

Euterpe: Relacionada con el arte de tocar la flauta.

Melpómene: Como Musa de la tragedia aparece representada con la máscara trágica y la maza.

Polimnia: Se le atribuye el arte de la pantomima, esto es, la mímica. En las representaciones era frecuente verla en actitud de meditación, apoyando los codos en un pedestal o roca y con un dedo sobre la boca.

Talía: Protectora de la comedia. Se la representaba como una joven risueña coronada de hiedra, con la máscara cómica y un cayado de pastor como atributos.

Terpsícore: A esta Musa se le asignaban la poesía ligera y, principalmente, la danza, así que era representada con una lira en situación de acompañar con su música a los coros de danzantes.

Urania: Musa de la astronomía.

 

LAS NINFAS

Las ninfas son las personificaciones de las actividades creativas y alentadoras de la naturaleza. La palabra griega νύμφη significa ‘novia’ y ‘velado’ entre otras cosas; es decir, una mujer casada y, en general, una en edad casadera. Otros hacen referencia a esta palabra (y también a la latina nubere y a la alemana Knospe) como una raíz que expresa la idea de ‘crecer’ (según Hesiquio de Alejandría, uno de los significados de νύμφη es ‘capullo de rosa’). El hogar de las ninfas está en las montañas y arboledas, en los manantiales y ríos, en los valles y las frías grutas. Con frecuencia son el séquito de divinidades superiores: de Artemisa la cazadora, de Apolo el profeta, del juerguista y dios de los árboles Dioniso, y también de dioses rústicos como Pan y Hermes, dios de los pastores.

Las diferentes especies de ninfas se distinguen según las diferentes esferas de la naturaleza con las que están conectadas. A continuación haremos un breve repaso, para más información sobre los tipos de ninfa  visitar:

http://www.pobladores.com/channels/gente_y_ciudades/Hijos_del_Caos/area/8

http://regadas-mirincondefantasia.blogspot.com/

 

 

 

  • Ninfas de las aguas («Efidríades»)
    • Nereidas (hijas de Nereo; del mar Mediterráneo) (en griego antiguo Νηρείδες Nêreídes o Νηρηίδες Nêrêídes, en singular Νηρείς Nêreís o Νηρηίς Nêrêís, de νέειν néein, ‘nadar’) eran las cincuenta hijas de Nereo y de Doris. Vivían en las profundidades del océano; no obstante emergían a la superficie para ayudar a marineros que surcaban los procelosos mares.

Representaban todo aquello que hubiese de hermoso y amable en el mar. Cantaban con voz melodiosa y bailaban alrededor de su padre. Se las representa coronadas por ramas de coral y portando el tridente de Poseidón, de cuyo séquito formaban parte.

Las más importantes eran Tetis (mujer de Peleo y madre de Aquiles), Galatea (amante de Acis y que enamoró al cíclope Polifemo) y Anfítrite (mujer del fabuloso Poseidón).

En el arte clásico se las encuentra habitualmente con delfines, monstruos marinos e incluso algún hipocampo.

 

LAS GRACIAS

En la mitología griega, las Cárites o Gracias (en griego Χάριτες, en latín Gratiae) eran las diosas del encanto, la belleza, la naturaleza, la creatividad humana y la fertilidad. Habitualmente se consideran tres, de la menor a la mayor: Aglaya (‘Belleza’), Eufrósine (‘Júbilo’) y Talía (‘Festividades’).
Las Cárites solían ser consideradas hijas de Zeus y Eurínome, aunque también se decía que eran hijas de Hera, de Dioniso, o de Helios y la náyade Egle. Homero escribió que formaban parte del séquito de Afrodita. Las Cárites también estaban asociadas con el inframundo y los misterios eleusinos.

El río Cefiso cerca de Delfos estaba consagrado a ellas, y tenían sus propias festividades, las Caritesias o Carisias.

 

LAS MÉNADES

 

Son seres femeninos divinos estrechamente relacionados con el dios Dioniso (Baco para los romanos), dios supuestamente originario de Tracia y Frigia. Las primeras ménades fueron las ninfas que se encargaron de su crianza, y que posteriormente fueron poseídas por él, quien les inspiró una locura mística. Esto las contrapone a las Bacantes o Basárides, mujeres mortales que emulan a las ménades, que se dedican al culto orgiástico de Dionisios. No hay unanimidad, sin embargo, en estas acepciones. En muchas fuentes Ménades y Bacantes son sinónimos, entendiéndose por Bacante la acepción latina de Ménade.

 Literalmente Ménades puede traducirse por "las que desvarían". Se las conocía como mujeres en estado salvaje y de vida insana con las que era imposible razonar. Se decía de ellas que vagaban en bandas rebeldes o Thiasoi por las laderas de las montañas. Los misterios de Dionisos, el dios del vino, el misterio y la intoxicación, les llevaban a un frenesí extásico. Se permitían dosis importantes de violencia, derramamiento de sangre, sexo y auto-intoxicación y mutilación. Se las representa pictóricamente a menudo ataviadas con coronas de hojas de vid, vestidas con pieles de cervatillo, llevando el Thirsus, (del griego Thyrsoi), una varita con una piña en la punta y adornada con hiedra u hojas de vid, y danzando con el abandono salvaje a la naturaleza primaria. Se supone también que llegaban a practicar en su éxtasis el esparagmos, o desgarro de sus víctimas en trozos tras lo que ingerían su carne cruda (omofagia).

LAS HARPÍAS

(en griego antiguo Άρπυια Harpyia, ‘que vuela y saquea’) Son, como las sirenas, monstruos femeninos híbridos, mitad mujer mitad aves, provistas de agudas garras. Se suelen mencionar dos: Aelo, "viento tempestuoso" y Ocípite, "vuelo veloz", aunque a veces se menciona una tercera, Celeno, "nube tormentosa". Su morada se sitúa en las islas Estrófades, en el mar Egeo. Temibles raptoras de almas y niños- de ahí su nombre-, se las representa a veces sobre las tumbas, apoderándose del espíritu del muerto y llevándoselo en sus garras.

LAS SIRENAS

(en griego antiguo Σειρήν Seirến, ‘encadenado’, seguramente inspirado en el sánscrito Kimera, ‘quimera’) son seres fabulosos, originarios de la mitología griega y ampliamente extendidos en las narraciones fantásticas de la literatura occidental, cuya función y representación han variado con el tiempo.

Aunque en su forma original eran seres híbridos de mujer y ave, posteriormente la representación más común las describe como mujeres jóvenes con cola de pez. Es por ello que en muchas lenguas no latinas distinguen la sirena original clásica (inglés siren, alemán Sirene) de la sirena con cola de pez (inglés mermaid, alemán Meerjungfrau).

TRITÓN

(en griego antiguo Τρίτων Tritôn) es un dios, mensajero de las profundidades marinas. Es el hijo de los dioses marinos Poseidón y Anfítrite. Suele ser representado con el torso de un humano y la cola de un pez. Como su padre, llevaba un tridente. Sin embargo, el atributo especial de Tritón era una concha de caracol que tocaba como una trompeta para calmar o elevar las olas del mar. Su sonido era tan terrible que, cuando la tocaba fuerte, hacía que los gigantes echaran a volar, al imaginar que era el rugir de una poderosa bestia salvaje.

LOS SÁTIROS

son para la mitología griega aquellos seres con cabeza y torso humano, piernas, cuernos y pies de cabra, además de cola de cabra o de caballo. Más recientemente se les representa con un aspecto más humano, aunque siguen siendo mitad humano y mitad animal, así que también han llegado a conservar la cola de caballo que los identifica como sátiros. Son posiblemente hijos de Sileno (dios griego de la embriaguez) el padre adoptivo de Dionisio (Dios del Vino) a quién siempre acompañaban; los primeros hijos de Sileno son tres Sátiros de nombre Marón, Leneo y Astreo a los que también se les conoció como silenos.

Los sátiros son además eternos acompañantes de Pan (semidios de los pastores y rebaños) y suele representárseles sosteniendo copas llenas de vino, también aparecen en algunas vasijas y vinajeras.

Vagan por los bosques y montañas y representan la fuerza de la naturaleza, se caracterizan además por su alegría desenfrenada, que en algunas ocasiones llega a convertirse en violencia. Sobra decir que son amantes del vino y por su desenfreno gustan de los bailes, las mujeres, los jóvenes y especialmente las ninfas a quienes nunca dejan de perseguir.

Personajes míticos

A continuación algunos personajes relevantes en los mitos, que han evolucionado convirtiéndose en leyendas llegando a la actualidad, siendo el origen de expresiones como “es un adonis” o dando nombre a términos utilizados en psicología, como el complejo de Edipo.

Hermafrodito

 

(en griego antiguo ʽρμάφρόδιτός: Hermáphróditós) es un personaje de la mitología griega. Era hijo de Afrodita y de Hermes, en honor de los cuales recibió su nombre, una mezcla de los de sus padres. Pero Afrodita, al sentirse culpable de adulterio, se separó de su hijo y lo dejó en el monte Ida (en Frigia), al cuidado de las ninfas que lo criaron.

Hermafrodito con el tiempo se fue haciendo un muchacho de gran belleza. Un día decidió salir a recorrer las tierras griegas. En el camino, por culpa del calor fue a bañarse a un lago próximo. La náyade Salmacis al verlo bañándose quiso conquistarle pero se resistió. Salmacis que no quería dejarle se abrazo a él y pidió a los dioses que los fundieran en una sola persona. Los dioses que oyeron sus súplicas le concedieron el deseo, creando de tal modo un ser de dos sexos. Hermafrodito pidió a sus padres que todo aquel que se bañase en aquel lago corriese su misma suerte.

 

Tiresias

(en griego antiguo Τειρεσίας) fue un adivino ciego de la ciudad de Tebas y junto con Calcas, es uno de los dos adivinos más célebres de la mitología griega.

Según las versiones, su ceguera fue causada por la diosa Atenea —que lo castigó por haberla sorprendido mientras se bañaba— o por la diosa Hera —tras mediar en una disputa sobre el placer que tenía con Zeus—, aunque en ambos casos como compensación le fue concedido el don de ver el futuro. En la última versión, Tiresias sorprendió a dos serpientes apareándose y las habría separado, convirtiéndolo Hera en mujer. Siete años más tarde, volvió a ver a las serpientes en circunstancias similares y entonces Hera lo hizo recobrar su sexo. Esta experiencia única hizo que Zeus y Hera recurrieran a él como árbitro en una discusión sobre quién experimentaba más placer sexual. Cuando Tiresias afirmó que el hombre experimenta una décima parte del placer que la mujer, Hera, indignada, lo castigó dejándolo ciego. Zeus, sin embargo, le otorgó el don de la profecía y una larga vida.

El significado esencial de la figura de Tiresias reside en su papel de mediador: gracias a sus dotes proféticas, media entre los dioses y los hombres; por su condición andrógina, lo hace entre hombres y mujeres; y por la excepcional duración de su vida, entre los vivos y los muertos.

 

Adonis

(en griego antiguo δωνις Adônis) era un dios eternamente joven que simbolizaba la muerte y la renovación anual de la vegetación y cuya naturaleza estaba atada al calendario. Nacido del árbol de la Mirra, fruto del amor incestuoso de ésta con con su padre, Tías, rey de Siria. Fue recogido por Afrodita, la misma que incitó a su madre y luego la convirtió en árbol, que lo dejó al cuidado de Perséfone. Perséfone y Afrodita acabaron disputando por Adonis, hasta que Zeus (o Calíope, según la leyenda) decidió que pasara un tercio del año con cada una y un tercio del año libremente. Él pasaba siempre dos tercios con Afrodita, educado por las Ninfas.

Murió por el ataque de un jabalí, causado por los celos de Ares (el amante de Afrodita), o por una venganza de Apolo contra Afrodita, por haber dejado ciego a Erimanto, hijo de Apolo, que la había visto bañarse desnuda.

Su muerte está relacionada con el color rojo de la rosa. Cuando Afrodita corrió a socorrer a Adonis en su trance mortal, se clavó una espina de rosa (que era una flor blanca), tiñendo las rosas (flores que se le consagran) con su sangre. Esta misma leyenda se atribuye a las anémonas.

 

Ganímedes

(en griego Γανυμήδης Ganymêdês) era un héroe divino originario de la Tróade. Siendo un hermoso príncipe troyano, hijo del mismo epónimo Tros (o de Laomedonte, según las fuentes), Ganímedes se convirtió en el amante de Zeus y en el copero de los dioses.

 

Circe

 Circe era hija del Sol y de Perseis, hija del Océano. Habitaba en la isla de Ea (en la Odisea está en Italia en la península llamada monte Circeo). Aquí llega Ulises después de sus aventuras en el país de los lestrigones. Envía en reconocimiento a la mitad de su tripulación, al mando de Euríloco. El grupo encuentra en un bosque un brillante palacio, donde entran y, tras participar en un banquete, son tocados por la varita mágica de Circe que los transforma en animales diversos: cerdos, leones, perros, etc, según el carácter y la naturaleza de cada uno. Euríloco es el único que se salva y va en busca de Ulises que se apresta a salvar a sus compañeros. Para ello cuenta con la ayuda de Hermes que le facilita una planta mágica para no ser transformado. Cuando Circe lo toca con la varita, él permanece insensible al encantamiento y saca la espada, amenazando con matarla; pero ella lo apacigua y jura que no le hará daño. Finalmente, devuelve a los marineros a su forma primitiva y Ulises pasa con ella una temporada, fruto de la cual tuvo con ella un hijo llamado Telégono.

 

Psique

En latín Psyche, en griego Ψυχή), divinidad griega y protagonista de un mito latino, es la personificación del alma.

Gorgonas


 Frecuentemente se identifica a Gorgona con Medusa, cuando en realidad las Gorgonas eran tres hermanas: Esteno, Euríale y Medusa, hijas de dos divinidades marinas, Forcis y Ceto. Eran monstruos con cuerpo de mujer, la cabeza rodeada de serpientes, dientes puntiagudos como los jabalíes, escamas en el cuello y alas de oro para volar. Poseían la facultad de convertir en piedra a quien las mirase. Perseo consiguió matar a Medusa y regaló su cabeza a Atenea, quien la puso en su escudo a modo de arma contra sus enemigos. Las otras dos Gorgonas eran inmortales. La tristeza que sintieron por la muerte de su hermana hizo convertirse sus cabellos húmedos en serpientes.

 Medusa

En la mitología griega, Medusa (en griego antiguo Μέδουσα Médousa, ‘guardiana’, ‘protectora’) era un monstruo ctónico femenino, que volvía de piedra a aquellos que la miraban. Fue decapitada por Perseo, quien después usó su cabeza como arma hasta que se la dio a la diosa Atenea para que la pusiera en su escudo, la égida.

 
Las Amazonas 

veneraban a Artemis y según se dice el Templo en Efeso que fue consagrado a ella y que era considerado una de las siete maravillas arquitectónicas, era obra de las Amazonas.
Es un pueblo mítico de mujeres guerreras. Se amputaban el pecho derecho para el mejor manejo del arco. Entre sus reinas figuran Hipólita y Pentesilea. Según la leyenda, sólo aceptaban la presencia de hombres una vez al año para asegurar la descendencia, eliminando a los hijos varones. Vivían del pillaje y la rapiña, y numerosos héroes lucharon contra estas mujeres extrañas y crueles. Veneraban a la Artemisa de éfeso, diosa de múltiples senos, instituyéndole un culto especial.

 Electra

Hija del Océano, esposa de Taumas y madre de Iris y de las Harpías. Electra también es una hija de Agamenón y Clitemnestra, y hermana de Orestes e Ifigenia. Para vengar la muerte de Agamenón, víctima de Clitemnestra, ayudó a su hermano Orestes a dar muerte a su madre y al amante de ésta, Egisto. Electra es también una de las Pléyades, hija de Atlas. Fue amada de Zeus y madre de Jasos, Hannonia y Dárdano, fundador de Troya.

 

La esfinge

Era un monstruo femenino, con cabeza de mujer, cuerpo de león y alas de ave rapaz. Era hija del perro de Geríones, llamado Ortro, y de Equidna, hermana entre otros, del León de Nemea, de la Hidra de Lerna y la Quimera. Algunos sostienen que su padre fue Tiffonas. La diosa Hera le envió a Tebas este monstruo para castigar a Layo, quien se había enamorado de Crisipo, hijo de rey Pélope.

 

Pandora

 Cuando Prometeo osó robar el fuego que portaba el dios Sol en su carro, Zeus entró en estado de cólera y ordenó a los distintos dioses crear una mujer capaz de seducir a cualquier hombre. Hefesto la fabricó con arcilla y le proporcionó formas sugerentes, Atenea la vistió elegante y Hermes le concedió facilidad para seducir y manipular. Entonces Zeus la dotó de vida y la envió a casa de Prometeo.

 Para conocer mejor el mito de Pandora visitar Allí vivía el benefactor de los mortales junto a su hermano Epimeteo que, a pesar de estar advertido de que Zeus podría utilizar cualquier estrategia para vengarse, aceptó la llegada de Pandora y, enamorándose perdidamente de sus encantos, la tomó por esposa.

Pero Pandora traía algo consigo: una caja que contenía todos los males capaces de contaminar el mundo de desgracias y también todos los bienes. Uno de los bienes era la Esperanza, consuelo del que sufre, que también permanecía encerrada en aquella caja. Y es que, por aquel entonces, cuentan que la vida humana no conocía enfermedades, locuras, vicios o pobreza, aunque tampoco nobles sentimientos.

Pandora, víctima de su curiosidad, abrió un aciago día la caja y todos los males se escaparon por el mundo, asaltando a su antojo a los desdichados mortales. Cuentan que los bienes subieron al mismo Olimpo y allí quedaron junto a los dioses. Asustada, la muchacha cerró la caja de golpe quedando dentro la Esperanza, tan necesaria para superar precisamente los males que acosan al hombre.

Apresuradamente corrió Pandora hacia los hombres a consolarlos, hablándoles de la Esperanza, a la que siempre podrían acudir pues estaba a buen recaudo.

Para conocer más sobre el mito de Pandora visitar:

 http://www.poesiadelmomento.com/luminarias/mitos/53.html

 

Heroes

La palabra héroe procede del griego antiguo (ρως hērōs). Los héroes griegos eran personajes mitológicos, fundadores epónimos de ciudades y territorios griegos. Estos héroes no siempre eran modelos de conducta o poseían virtudes heroicas; muchos eran semidioses, hijos de mortales y dioses. La época de estos héroes en la que se sitúan las historias de la mitología griega se conoce como la «edad heroica», que termina poco después de la Guerra de Troya, cuando los legendarios combatientes volvieron a sus hogares o marcharon al exilio.

A continuación nombraremos a algunos de los héroes más famosos de la mitología grecorromana.

 

Eneas

Famoso personaje troyano, hijo de Anquises y de la diosa Afrodita. Es el único varón de Troya al que aguarda un brillante futuro tras la captura de la ciudad. Abandona los humeantes muros de Troya llevando consigo a su hijo Ascanio, las estatuas de los dioses penates y a su padre, Anquises. Alcanza las costas de Cartago donde conoce a la reina Dido, antes de asentarse definitivamente en la región del Lacio. Virgilio lo hace su protagonista en "La Eneida".


Aquiles

 

 

Educado por el centauro/médico Quirón, fue el mayor héroe (porque héroe en puridad es sólo quien conoce su destino adverso y está dispuesto a asumirlo) de los que acudieron a Troya. Hijo de la nereida Tetis y del mortal Peleo. Despechado públicamente por Agamenón en lo más íntimo de su honor, se retira del combate y pone en peligro la expedición de los griegos contra Troya. Sólo la muerte de Patroclo (su sentido de la amistad) lo hace reincorporarse al combate. A sus manos muere Héctor y el mismo, "el de velocísimos pies" encuentra la muerte alcanzado desde lejos por una flecha del cobarde Paris. El disparo le alcanzó en el talón, único punto vulnerable de todo su cuerpo.

 

Odiseo


 Odiseo o Ulises (δυσσες en griego, Ulysses en latín) fue uno de los héroes legendarios griegos que aparece citado por primera vez en la Cipria o Cantos Ciprios, primero de los poemas del llamado Ciclo Troyano, para después ser uno de los protagonistas de la Ilíada y finalmente el personaje central y que da nombre a la Odisea, ambas obras atribuidas a Homero, y posteriormente en muchas otras obras. Era rey de Ítaca, una de las actuales islas Jónicas, situada frente a la costa occidental de Grecia. Hijo de Laertes y Anticlea en la Odisea, o en relatos posteriores, de Sísifo y Anticlea. Era esposo de Penélope, padre de Telémaco y hermano mayor de Ctímene, que sufrieron esperándolo durante veinte años: diez de ellos los había pasado luchando en la guerra de Troya y los otros diez intentando regresar a Ítaca con una serie de problemas y obstáculos que tuvo que enfrentar.

Heracles

 

En la mitología griega Heracles (en griego antiguo ρακλς Hēraklēs, ‘gloria de Hera’) era un héroe y semidiós, hijo de Zeus y Alcmena y bisnieto de Perseo. En la mitología romana se le llamaba Hércules y en la fenicia Melkart. Puede decirse que fue el más grande de los héroes míticos griegos, el parangón de la masculinidad por excelencia, siendo su extraordinaria fuerza uno de sus atributos. Fue, según Pausanias, el último hijo que Zeus engendró con mujeres mortales en Grecia. Se cuentan muchas historias sobre su vida, siendo la más famosa Los doce trabajos de Heracles.

 Existen otras versiones acerca del nacimiento de éste héroe, siendo la más conocida aquella en la que se cuenta que es en realidad hijo de la diosa Hera y de Zeus, y que ésta envió a Heracles con Alcmena y Anfitrión convertido en mortal como venganza por las correrías amorosas de su marido.

 Curiosamente, los sacerdotes vestían ropas femeninas en los templos dedicados a Heracles, posiblemente haciendo referencia al mito de Ónfale.

 

La mitología en el arte

Las Erinias en la cultura contemporánea

  • En La divina comedia de Dante, se muestra a las Erinias a las puertas de la ciudad de Dite, que es el punto de entrada al sexto círculo inferior del Infierno.
  • También aparecen en la tragedia de Leconte de Lisle, Las Erinias (Les Érinnyes, 1872), con música de acompañamiento compuesta por Massenet.
  • En la Electra de Jean Giraudoux son representadas por tres jóvenes muchachas cínicas y malévolas que crecen muy rápidamente (llegando a adultas en pocos días), llamadas las Tres Euménides. Cantan canciones infantiles satíricas sobre los personajes de la obra y persiguen a Orestes hasta hacerle perder la razón.
  • La obra de Jean-Paul Sartre, Las moscas (Les Mouches, 1943), usa una reelaboración de la Orestíada (con las moscas del título siendo las Furias) en una perspectiva moderna contra la religión .
  • El primer cuento corto de "El Ahorcado: Cuentos de Espanto" de Orson Scott Card, lleva por títuloEuménides en el Lavabo del Cuarto Piso (Eumenides in the Fourth Floor Lavatory, 1992).

 

 

Las Ménades

Cuento de Julio Cortázar.

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/cortazar/menades.htm

http://ddd.uab.es/pub/faventia/02107570v23n2p35.pdf

 

Las Gracias

En el Renacimiento, el grupo escultórico romano de las tres Gracias en la biblioteca Piccolomini del Duomo di Siena inspiró la mayoría de los temas. Las Gracias se representan junto con otras varias figuras en la pintura de Sandro Botticelli La Primavera. Rafael también las pintó en un cuadro hoy expuesto en Chantilly (Francia). En el Barroco, Rubens recuperó el tema adaptándolo al nuevo estilo en Las tres Gracias. Entre otras representaciones artísticas, son el tema de las famosas esculturas de Antonio Canova y Bertel Thorvaldsen.

 

Medusa

Acompañando a la resurrección de la leyenda por la Mitología de Thomas Bulfinch, «Medusa se había convertido en un tema común en el arte» para el siglo XIX. Los cuadros del Ciclo de Perseo de Edward Burne-Jones y un dibujo de Aubrey Beardsley dieron paso a las obras del siglo XX de Paul Klee, John Singer Sargent, Pablo Picasso y Auguste Rodin, con su escultura en bronce Las puertas del infierno. Medusa también ha sido representada en el arte desde su propia perspectiva psicológica y sociológica, como ilustra la escultura Medusa del artista contemporáneo David Master.

 

Mitología, Cine y TV

 Uno de los más importantes medios de la actualidad no podía dejar de tocar el fantástico tema de la mitología griega. Películas como Furia de Titanes, Jasón y los Argonautas y La Odisea de Hallmark Television Network, Hércules y La Sirenita de Disney, Las Aventuras de Hércules, el Joven Hércules y Xena, entre otras, son un medio fantástico para descubrir elementos mitológicos.

Las historias de algunos superhéroes como La Mujer Maravilla y Aquaman, tienen una muy marcada influencia de la mitología griega. En algunas famosas series de televisión, como Viaje a las Estrellas, se ven elementos mitológicos, la tripulación del Enterprise en una oportunidad llegó a un planeta habitado por seres muy semejantes a dioses Griegos.

 

La mitología en el cine, visitar:

 http://antalya.uab.es/pcano/aulatin/llibreV/mito.htm

 http://www.colgados.net/empty-t5848.0.html

En la televisión:

http://www.youtube.com/watch?v=dBJ_XXKOdgU&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=9Y8YJ6lC3Dw

 

Visita el siguiente enlace y podrás ver una serie de mitos dramatizados:

http://www.tu.tv/videos/el-cuentacuentos-2-orfeo-y-euridice

 

 

 

Ópera

Algunas obras : Los Troyanos de Berlioz, Aquiles en Esciros de Antonio Caldara, Los Amores de Marte y Venus de André Campra, Las Bodas de Tetis y Peleo, Dido, Egisto, Jasón, La Calisto, Orión y Ercole todas de Francesco Cavalli, Medea, Circe y Venus y Adonis, de Marc Antoine Charpentier, Edipo Rey de Igor Stravinski, Electra, Ariadna en Naxos, Helena de Egipto y Dafne de Richard Strauss, Idomeneo Rey de Creta de Wolfgang Amadeus Mozart.

Dido y Eneas es una de las óperas más importantes del Barroco, y está considerada como la primera ópera nacional inglesa.

 

 Dido and Aeneas (Dido y Eneas) es una ópera con música del compositor inglés del periodo Barroco, Henry Purcell (1659-1695), y con libreto del dramaturgo y poeta Nahum Tate (1652-1715), basado en su tragedia Brutus of Alba or The Enchanted Lovers y en el canto IV de la Eneida de Virgilio. Fue compuesta en 1682. Está dividida en tres actos y posee una duración aproximadamente de una hora.

Para escuchar algunos fragmentos visitar:

http://www.el-atril.com/cantares/opera/Purcell/dido.htm

http://www.fotolog.com/think__tank/33623286

 

Exposición museo Thyssen:

http://www.museothyssen.org/microsites/exposiciones/2009/Lagrimas-de-Eros/

 

 

Literatura y mitología

 

Epopeyas

La epopeya es un subgénero épico, es decir, narrativo, escrito la mayor parte de las veces en verso largo (hexámetro), o prosa que consiste en la narración extensa de acciones trascendentales o dignas de memoria para un pueblo en torno a la figura de un héroe que representa sus virtudes de más estima. Casi siempre estas acciones son guerras o viajes y suelen ser muy extensas. En ella intervienen muchas veces los dioses y existen elementos fantásticos.

La Ilíada, y su hermana la Odisea, fueron, en su época temprana, entendidas como una sola obra: la historia sobre la Guerra de Troya, y la historia sobre Odiseo, uno de los héroes de la guerra; así, la historia de la Ilíada —el entorno histórico de Troya y su época— se disminuye un tanto sin la Odisea, y la Odisea, sin su precursora, la Ilíada, se pierde por completo.

 


La Ilíada

La Ilíada (en griego antiguo λιάς: Iliás; en griego moderno Ιλιάδα: Iliáda) es una epopeya griega y el poema más antiguo escrito de la literatura occidental. Está tradicionalmente atribuida a Homero. Compuesta en hexámetros dactílicos, consta de 15.693 versos (divididos por los editores, ya en la antigüedad, en 24 cantos o rapsodias) y su trama radica en la cólera de Aquilesνις, mênis). Narra los acontecimientos ocurridos durante 51 días en el décimo y último año de la guerra de Troya. El título de la obra deriva del nombre griego de Troya, Ιlión.

Tanto la Ilíada como la Odisea fueron consideradas por los griegos de la época clásica y por las generaciones posteriores como las composiciones más importantes en la literatura de la Antigua Grecia y fueron utilizadas como fundamentos de la pedagogía griega. Ambas forman parte de una serie más amplia de poemas épicos de diferentes autores y extensiones denominado ciclo troyano; sin embargo, de los otros poemas, únicamente han sobrevivido fragmentos.

 

La Odisea

La Odisea (en griego: δύσσεια, Ódýsseia) es un poema épico griego compuesto por 24 cantos, atribuido al poeta griego Homero. Se cree que fue escrito en el siglo VIII a. C., en los asientos que Grecia tenía en la costa oeste del Asia Menor (actual Turquía asiática). Según otros autores, la Odisea se completa en el siglo VII a. C. a partir de poemas que sólo describían partes de la obra actual. Fue originalmente escrita en lo que se ha llamado dialecto homérico. Narra la vuelta a casa del héroe griego Odiseo (Ulises en latín) tras la Guerra de Troya. Odiseo tarda diez años en regresar a la isla de Ítaca, donde poseía el título de rey, período durante el cual su hijo Telémaco y su esposa Penélope han de tolerar en su palacio a los pretendientes que buscan desposarla (pues ya creían muerto a Odiseo), al mismo tiempo que consumen los bienes de la familia.

La mejor arma de Odiseo es su mētis o astucia. Gracias a su inteligencia —además de la ayuda provista por Palas Atena, hija de Zeus Cronida— es capaz de escapar de los continuos problemas a los que ha de enfrentarse por designio de los dioses. Para esto, planea diversas artimañas, bien sean físicas —como pueden serlo disfraces— o con audaces y engañosos discursos de los que se vale para conseguir sus objetivos.

Para saber sobre la Ilíada y la Odisea visitar: http://www.iliada.com.mx/

 

 

La Eneida

 

La Eneida (en latín: Aeneis) es una epopeya romana escrita por Publio Virgilio Marón, más conocido como Virgilio, en el Siglo I a. C. La obra fue escrita por encargo del emperador Augusto, con el fin de glorificar, atribuyendo un origen mítico, al Imperio que con él se iniciaba. Con este fin, Virgilio elabora una reescritura, más que una continuación, de los poemas homéricos, tomando como punto de partida la guerra de Troya y su destrucción, y colocando la fundación de Roma como un acontecimiento ocurrido a la manera de los legendarios mitos griegos.

 

Para saber más sobre la Eneida visitar:

 http://www.librosgratis.org/la-eneida-de-virgilio.html


http://www.portalplanetasedna.com.ar/la_eneida.htm

 

Cuentos breves

Los relatos míticos han inspirado a diversos autores hispanoamericanos, especialmente en la creación de cuentos breves, donde parodian a algunos de los personajes más legendarios.

Las sirenas

Otra versión de la Odisea cuenta que la tripulación se perdió porque Ulises había ordenado a sus compañeros que se taparan los oídos para no oír el pérfido si bien dulce canto de las sirenas, pero olvidó indicarles que cerraran los ojos, y como además las sirenas, de formas generosas, sabían danzar... 

(José de la Colina)

 A Circe
¡Circe, diosa venerable! He seguido puntualmente tus avisos. Más no me hice amarrar al mástil cuando divisamos la isla de las sirenas, porque iba resuelto a perderme. En medio del mar silencioso estaba la pradera fatal. Parecía un cargamento de violetas errante por las aguas.
¡Circe, noble diosa de los hermosos cabellos! Mi destino es cruel.

(Julio Torri, mexicano)

La Tortuga y Aquiles

  Por fin, según el cable, la semana pasada la Tortuga llegó a la meta.
En rueda de prensa declaró modestamente que siempre temió perder, pues su contrincante le pisó todo el tiempo los talones.
En efecto, una diezmiltrillonésima de segundo después, como una flecha y maldiciendo a Zenón de Elea, llegó Aquiles.

(Augusto Monterroso, guatemalteco)

 La tela de Penélope o quién engaña a
quién.


Hace muchos años vivía en Grecia un hombre llamado Ulises (quien a pesar de ser bastante sabio era muy astuto), casado con Penélope, mujer bella y singularmente dotada cuyo único defecto era su desmedida afición a tejer, costumbre gracias a la cual pudo pasar sola largas temporadas.

Dice la leyenda que en cada ocasión en que Ulises con su astucia observaba que a pesar de sus prohibiciones ella se disponía una vez más a iniciar uno de sus interminables tejidos, se le podía ver por las noches preparando a hurtadillas sus botas y una buena braca, hasta que sin decirle nada se iba a recorrer el mundo y a buscarse a sí mismo.

De esta manera ella conseguía mantenerlo alejado mientras coqueteaba con sus pretendientes, haciéndoles creer que tejía mientras Ulises viajaba y no que Ulises viajaba mientras ella tejía, como pudo haber imaginado Homero, que, como se sabe, a veces dormía y no se daba cuenta de nada.

 (Augusto Monterroso, guatemalteco)

 

Tragedias

La tragedia griega es un género teatral originario de la Antigua Grecia. Inspirado en los ritos y representaciones sagradas que se hacían en Grecia y Asia Menor, alcanza su apogeo en la Atenas del siglo V a. C. Llega sin grandes modificaciones hasta el Romanticismo, época en la que se abre la discusión sobre los géneros literarios, mucho más de lo que lo hizo durante el Renacimiento.

El argumento de la tragedia es la caída de un personaje importante. El motivo de la tragedia griega es el mismo que el de la épica, es decir el mito, pero desde el punto de vista de la comunicación, la tragedia desarrolla significados totalmente nuevos: el mythos (μύθος) se funde con la acción, es decir, con la representación directa (δρμα, drama). En donde el público ve con sus propios ojos personajes que aparecen como entidades distintas que actúan en forma independiente, la escena (σκηνή), provisto cada uno, de su propia dimensión psicológica.

Los más importantes y reconocidos autores de la tragedia fueron Esquilo, Sófocles y Eurípides que, en diversos momentos históricos, afrontaron los temas más sensibles de su época.

Para más información visitar:

Principales autores de las tragedias y sus obras, visitar:

http://club2.telepolis.com/mandragora1/tragedia/autobras.htm

 

La comedia

 

La comedia es un género dramático que se caracteriza porque sus personajes protagonistas se ven enfrentados a las dificultades de la vida cotidiana, movidos por sus propios defectos hacia desenlaces felices donde se hace escarnio de la debilidad humana. La comedia se origina en el mundo griego, pero se va desarrollando por el medievo y por la edad moderna, hasta llegar a nuestros días.

Como los demás géneros dramáticos, a la comedia lo determina la acción dramática del personaje protagonista; de ahí que no sea extraño encontrar personajes con un rol trágico en obras de teatro cómicas, siempre y cuando estos sean, por decirlo de algún modo, personajes secundarios.

Como características, el personaje protagonista suele ser común y corriente y representar un arquetipo, es decir mentiroso, charlatán, fanfarrón, pícaro, enamorado, etcétera; es también inocente e inconsciente y, a diferencia de la tragedia, donde el personaje protagonista tiene un profundo sentido ético, en la comedia el personaje protagónico considera su moral como una cualidad importante; lo que lo hace ser muy vital, aunque esto es más bien un obstáculo para el personaje.

Por ello, su conflicto dramático suele ser, las más de las veces, con la sociedad, además de consigo mismo, por lo que lucha por la superación de los obstáculos que le impiden realizarse consigo mismo o con esa misma sociedad.

La comedia es, junto con la tragedia, una de las formas clásicas del drama griego, y uno de los tres géneros dramáticos llamados realistas.

Para más información visitar:

http://recursos.cnice.mec.es/latingriego/Palladium/griego/esg146ca6.php#

LUGARES MITOLÓGICOS

EL Parnaso

En la mitología griega, Parnaso fue hijo de Poseidón y de la ninfa Cleodora, héroe epónimo de la cadena montañosa que se extiende entre los territorios de los dorios y los focenses.

Se le atribuye la fundación del oráculo de Delfos, que luego habría de ocupar Apolo, en la ladera de esta montaña, en la que tenían su morada las Musas, que acudieron llamadas por este dios procedentes del monte Helicón.

Considerada por los griegos como morada de las Musas y de Apolo; en la literatura así como en la poesía, se considera al Parnaso como la patria simbólica de los poetas.

En la ladera meridional del Parnaso está situada la fuente Castalia y el santuario panhelénico de Delfos, dedicado a Apolo, donde estaba el oráculo de Delfos.

La mitología griega situaba en el Olimpo el hogar de los dioses olímpicos, los principales dioses del panteón griego, presididos por Zeus. Los griegos creían que en él había construidas mansiones de cristal en la que moraban los dioses. Es el análogo espiritual del mundo superior en la cosmología chamánica.

 

El Hades

Los griegos creyeron que las almas de los muertos permanecían en el Hades, al que se llegaba después de atravesar el río Estigia. Allí no sufrían otro tormento que el de su exilio y separación de sus seres queridos. Entre los reinos que formaban el Inframundo griego se incluyen:

Los cinco ríos del Hades eran Aqueronte (el río de la pena), Cocito (lamentos), Flegetonte (fuego), Lete (olvido) y Estigia (odio), que limita con los mundos superiores e inferiores.

Si quieres adentrarte en las profundidades del Hades haz click en la imagen...

 

 

 

 

El oráculo de Delfos

Fue un gran recinto sagrado dedicado principalmente al dios Apolo que tenía en el centro su gran templo, al que acudían los griegos para preguntar a los dioses sobre cuestiones inquietantes. Situado en Grecia, en el emplazamiento de lo que fue la antigua ciudad llamada Delfos (que hoy ya no existe), al pie del monte Parnaso, en medio de las montañas de la Fócida, a 700 m sobre el nivel del mar y a 9,5 km de distancia del golfo de Corinto.

De las rocas de la montaña brotaban varios manantiales que formaban distintas fuentes. Una de las fuentes más conocidas desde muy antiguo era la fuente de Castalia, rodeada de un bosquecillo de laureles consagrados a Apolo. La leyenda y la mitología cuentan que en el monte Parnaso y cerca de esta fuente se reunían algunas divinidades, diosas menores del canto, la poesía, llamadas musas junto con las ninfas de las fuentes, llamadas náyades. En estas reuniones Apolo tocaba la lira y las divinidades cantaban.

El oráculo de Delfos influyó en gran manera en la colonización de las costas del sur de Italia y de Sicilia. Llegó a ser el centro religioso del mundo helénico.

Las Hespérides 

En griego antiguo Έσπεριδες, ‘hijas del atardecer’) eran las ninfas que cuidaban un maravilloso jardín en un lejano rincón del occidente, situado según diversas fuentes en las montañas de Arcadia en Grecia, cerca de la cordillera del Atlas en Marruecos, o en una distante isla del borde del océano.

Adicionalmente, Hespérides (o también Islas Afortunadas) es un nombre dado por los antiguos a una serie de islas situadas en el extremo oeste del mundo entonces conocido. Éstas podían haber incluido Canarias, Madeira y Cabo Verde.

El Laberinto de Creta 

En la mitología griega, el laberinto construido por Dédalo para esconder al Minotauro.

Se piensa en la actualidad que la leyenda del laberinto tiene su base en el palacio de Cnossos. Una construcción tan sofisticada y de alta tecnología como dicho palacio, repleto de múltiples habitaciones y con todas las mejoras conocidas por la tecnología de entonces (incluyendo un sistema de alcantarillado) debió haber parecido a los aqueos algo intrincado. Apoya esta tesis el hecho de que en el palacio de Cnossos se han encontrado dibujos de hachas de doble filo por doquier, que en griego se llaman labrys, y que habrían dado nombre a la construcción. El laberinto de la leyenda griega también podría tomar como referencia la cueva de Gortina en la misma isla o las danzas que se celebraban en las islas egeas en las que los danzantes de la mano recorrían un trazado laberíntico.

Nekromanteio o Nekyomanteio

Sitio arqueológico ubicado en la provincia de Epirus que no es muy conocido. Se trata de un oráculo que está ubicado cerca del río Acheron, al estilo del famoso oráculo de Delfos o el de Dodona. Tiene su propia historia y carácter, ya que fue construido como las puertas del Hades para proveer un acceso fácil a cualquiera que no temiera a la muerte. En tiempos antiguos actuaba como punto de encuentro para todos aquellos que querían comunicarse con los muertos y consultarles cosas. Los peregrinos llegaban desde todos los rincones de la tierra para conseguir respuestas y en general solían quedarse viviendo en los alrededores durante largos períodos ya que la comunicación con los muertos requería de una preparación por parte de los hechiceros del oráculo.

Hoy sólo quedan las ruinas del complejo, parte de las habitaciones, viviendas de los monjes y de los invitados, algunos almacenes, las habitaciones rituales y parte del santuario principal donde el encuentro entre los vivos y los muertos tenía lugar.

 

El Oráculo de Dodona

 En griego Δωδώνη, Dôd. Fue el más célebre de la Antigüedad, después del Oráculo de Delfos. Dodona es un lugar que se encuentra a 80 km al este de la isla de Corfú, en la región de Epiro, al pie del monte Tomaros, en los montes Pindo, cerca de la actual (año 2004) frontera de Grecia y Albania, en una zona montañosa que dominaron y controlaron los molosos en el siglo V a. C.

Este santuario estaba dedicado al dios Zeus y a la Diosa Madre, venerada bajo el nombre de Dione, y fue el más frecuentado desde tiempos muy antiguos. Su situación era privilegiada, cerca del río Aqueloo, el más caudaloso de Grecia.

Es el más antiguo de los oráculos griegos, anterior a Heródoto; posiblemente se remonta al segundo milenio a. C., y es uno de los más célebres junto a los de Delfos y Amón. Los sacerdotes y las sacerdotisas del bosque sagrado interpretaban la caída de las hojas del roble en el viento. Tras la aparición en la Grecia de las ciudades, padeció el auge del oráculo de Delfos en la época clásica, pero continuó activo hasta la época de la romana.

 

 


INFLUENCIA  ACTUAL

Para terminar este recorrido por la mitología clásica pondremos algunos significativos ejemplos cotidianos en los que se podrá observar cómo perdura su influencia hasta hoy.

Mitología y Astronomía

Los Signos del Zodíaco tienen nombres mitológicos, por ejemplo. Aries (el carnero del Vellocino de Oro), Tauro (es el toro bajo cuya forma Zeus se metamorfoseó para raptar a Europa), Géminis (en honor a los Dióscuros, Cástor y Pólux), Cáncer (el cangrejo que Hera envío como aliado a la Hydra de Lerna para vencer a Heracles), Leo (es el León de Nemea), Virgo (es Erígone, quien fuese esposa de Dioniso), Libra (símbolo de Astrea la justicia), Escorpion (es el escorpión enviado por Ártemis para aniquilar a Orión), Sagitario (representado por los centauros), Capricornio (en honor a Amaltea), Acuario (representa a Ganímedes), Piscis (los peces que llevaron a Afrodita y Eros, cuando huían de Tifón).

Los planetas también poseen nombres mitológicos romanos y griegos; Mercurio (Hermes, el mensajero de los dioses), Venus (Afrodita, diosa de la belleza y el amor), Tierra (Gea, la diosa tierra), Marte (Ares, dios de la guerra), Júpiter (Zeus, dios supremo del Olimpo), Saturno (Crono, Titán), Urano (dios que personifica al cielo), Neptuno (Poseidón, Dios de los mares), Plutón (Hades, dios de los muertos e infiernos).

Otros cuerpos celestes tienen nombres mitológicos como el Sol (Helio, dios del Sol), la Luna (Selene, diosa de la Luna), Deimo y Fobo (nombre de las lunas de Marte), las lunas de Júpiter poseen nombres relacionados con Zeus, como Europa, Io, Metis, Amaltea, Tebe, Leda, Himalia, Carmen, Pasifae, Sínope, Calisto, Ganímedes, Adrastrea, Elara; y de esta forma los nombres de los satélites guardan estrecha relación con el planeta que circundan, Saturno (Atlas, Prometeo, Pandora, Jano, Mimante, Encélado, Tetis, Dione, Calipso, Rea, Titán, Hiperión, Jápeto, Febe), Neptuno (Tritón, Talasa, Nereida, Náyade, Galatea, Proteo); y la luna de Plutón se llama Caronte.

Un nombre proveniente de la mitología griega es el de la Vía Láctea, que significa "Camino de Leche". Por este camino iban los dioses hacia la morada de Zeus; según otra versión fue Hera quien originó la Vía Láctea, al desprender con fuerza de su pecho al pequeño Heracles, cuando se dio cuenta de su identidad. El chorro de leche que todavía siguió saliendo del pecho de la diosa se esparció por el firmamento, dando lugar a la Vía Láctea.

Mitología y Calendario

Los días de la semana deben sus nombres a la mitología, Lunes (día dedicado a la luna), Martes (en honor a Marte o Ares), Miércoles (proviene del latín Mercurii, el día de Mercurio o Hermes), Jueves (proviene de dies Jovis, día de Júpiter), Viernes (es el dies Veneris, día de Venus o Afrodita).

Algunos meses también poseen nombres basados en la mitología; como Enero (proviene de Jenuarius en honor a Júpiter o Zeus), Marzo (por Marte o Ares), Mayo (en honor a la Ninfa Maya) y Junio (por Juno o Hera).

 En la antigua Roma, lugar y época del nacimiento y posterior expansión del cristianismo, se celebraban las Saturnalias, fiestas en honor a Saturno (la versión romana de Cronos) y dios de la agricultura. Aunque al principio sólo se festejaba durante tres días, acabó siendo una semana de eventos que abarcaban del 17 al 24 de diciembre. Era también denominada "fiesta de los esclavos" porque durante los días que duraban las celebraciones, los papeles de amos y esclavos se invertían.

Con el solsticio acababa la siembra de invierno y era cuando se celebraba el renacimiento de la luz; aprovechando que se disponía de un período de cierto relax en las labores del campo, se iniciaban las Saturnalias con un sacrificio en el templo de Saturno y un banquete público. Durante esa semana se intercambiaban regalos e incluso se posponían guerras.

Saturno fue uno de los dioses más antiguos e importantes de Roma y, por razones desconocidas, fue asimilado al Cronos griego. Era el dios de las simientes y los cereales, incluso a veces de la viña.

El pueblo romano era eminentemente práctico y cuando se fue expandiendo mediante la conquista, no trataron de imponer a sus dioses sino que incorporaban a los ajenos y sus cultos. Entre estos dioses adoptados, estaba Mitra, de origen persa y cuyo culto llegó a ser bastante popular entre los romanos. Parece ser que el nacimiento de Mitra tenía lugar el 25 de diciembre y fue presenciado por pastores y magos. Tenía la capacidad de sanar enfermos y expulsar demonios (entre otras). Fue asesinado y posteriormente resucitó. Antes de su muerte celebró una comida con sus doce discípulos.

En estos días, los católicos celebran el nacimiento de Cristo, aunque parece que éste nació en el mes de marzo y no en diciembre. Como ha ocurrido con otras celebraciones a lo largo del año, la iglesia no podía eliminar los rituales paganos por lo que decidió aprovecharlos, por eso hicieron coincidir el nacimiento de la encarnación de su dios con la celebración del nacimiento de Mitra.

Mitología y Geografía

La geografía no está libre de nombres mitológicos, Asia (Continente cuyo nombre tiene origen en el Titán Atlas), Océano Atlántico (su nombre es en honor a una Oceánide), Mar Egeo (por Egeo, rey de Atenas), Egipto (este país tiene su nombre por el héroe hijo de Poseidón), Europa (el nombre de este Continente es en honor a una de las amantes de Zeus), existen otros muchos lugares cuyos nombres provienen de la mitología griega, al igual que palabras del léxico geográfico como Arco Iris (por la diosa Iris), Atlas (por el Titán), Aura (por la diosa de la brisa), Aurora (por la Aurora romana o Eos griega), Eólico (referente a los vientos, en honor a Eolo), Boreal, Céfiro, Euro y Noto (relativo a los vientos del Norte, Oeste, Este y Sur, en honor a los dioses de los vientos).

 

ACTIVIDADES

Actividad 1

Actividad 2

Actividad 3

Actividad 4

 

* Para mejorar tu comprensión lectora y tus hábitos a la hora de enfrentar un texto entra aquí:

 http://galeon.com/mitosclasicos/tecnicasestudio.htm

 

Volver